consume cannabis

Unos gorilas llenos de sesos de aserrín

Publicado: 2020-11-11


Es increíble pero, en el Perú, la derecha más autoritaria y más rancia, la derecha más conservadora (Coordinadora Republicana, le dicen) puede pasar como si fuese el “centro político” y es  hoy la encargada de liderar una “transición democrática” y de construir un gabinete de “ancha base”. Es realmente increíble, pero cierto.

Es increíble, además que, luego de haber hecho el ridículo más grande de la historia del siglo XXI (y de los siglos XIX y XX, quizá), Mercedes Araoz haya salido estos días posicionándose, en todos los medios, como si fuera una autoridad en el análisis político, como víctima de la incomprensión y como adalid de ética y moral (cómplice de Alan García, cómplice de un lobbista que difundió esa increíble teoría de tener un simple “banquito” donde el dinero entraba y salía sin control, aplaudida, además, por el fujimorismo). Es increíble que ella –hay que afirmarlo una y otra vez– que contribuyó a la masacre de Bagua, llegue hoy a tener el descaro de decir que la historia le está dando la razón. ¿Qué tipo de terapia necesita una persona así?

Este es el país donde regresan los muertos vivientes, el país de esos zombis que retornan con mucho poder. El país de Hollywood. El Perú entero se ha vuelto una “falta sin fondo” donde el dueño y los hijos de una universidad llamada César Vallejo son incapaces de producir una simple idea por más mínima que sea. ¿Cómo es posible que se utilice el nombre de César Vallejo, comunista hasta los huesos, para hacer de la educación un vil negocio, pagar tan mal a los profesores y difundir barbarie y peores cosas?

Como decían los viejos teóricos, esta democracia es una farsa;  este tipo de parlamentarismo es una farsa. Los elegidos no representan la voluntad de nadie, sino un conjunto de oscuros intereses empresariales que andan siempre tras bambalinas. Ya no se trata solamente, como lo hacía Vargas Llosa, de preguntarse qué puede inducir a los seres humanos a decir tantas tonterías (y boicotear, como ahora lo hace el premier, la reforma universitaria), sino de mostrar cómo en el Perú de hoy, a la intolerancia y a la barbarie, la estructuran la corrupción y la mafia.


Escrito por

Victor Vich

Crítico literario. Doctor en Literatura por Georgetown University, EEUU. Es profesor en la PUCP y de la Escuela Nacional de Bellas Artes.


Publicado en