Debe ser expulsado

¡Triunfo histórico de la Escuela Nacional de Arte dramático!

El cine Roma vuelve a vivir

Publicado: 2018-05-30


En el medio de la abyección política de estos días, en el medio de personajes como Letona o Galarreta, en el medio de una ciudad colapsada y detenida por un alcalde que frenó todas las reformas iniciadas, una extraordinaria noticia ha pasado desapercibida en algunos sectores de la ciudad: el viejo cine Roma, situado en Santa Beatriz, ese lugar solemne, ha sido recuperado como teatro y hoy lo administra la Escuela Nacional de Arte Dramático que no ha tenido mejor idea que reinaugurarlo con una obra de Henrik Ibsen, ese dramaturgo decisivo del siglo XX. Sus obras parecerían haber sido escritas, no en la Noruega del siglo XIX, sino para el escenario actual de la política peruana.

En realidad, Ibsen es un autor universal porque observa cómo las dinámicas del capitalismo trascienden, en mucho, la particularidad de los países. Algunos críticos han notado cómo sus obras observan el funcionamiento de una “zona no regulada” para realizar políticas y negocios (una zona que, por ejemplo, PPK y muchos otros parecen haber sabido aprovechar muy bien) que siempre se desentiende de toda responsabilidad colectiva. Ibsen fue un autor que simbolizó, con contundencia, cómo mucho de lo decisivo de la vida social ha quedado mediado y está siempre oculto.

Los políticos en el Perú siguen sin darse cuenta que invertir en educación también implica invertir en la recuperación de espacios como estos que enriquecen la vida en la ciudad. Como votantes de estas próximas elecciones municipales, deberíamos exigirles a los candidatos que todos tengan en sus planes de gobierno la recuperación de los viejos cines barriales y la conversión de ellos, a lo largo y ancho del país, en centros culturales gratuitos que ofrezcan muchos servicios educativos a la población. Pensemos en lo siguiente: ¿Qué pasaría si Castañeda hubiera sabido qué es el teatro? ¿Qué pasaría si el congresista Becerril hubiera ido más al cine en su vida? ¿Qué pasaría si los empresarios del “club de la construcción” hubieran tenido tiempo para leer a Vallejo? ¿Hubiera pasado algo distinto en la política peruana? La única manera de renovar la política peruana es que niños y jóvenes tengan acceso a una mejor educación y ello implica un mayor contacto con las artes en general.

Soy profesor por horas en una institución similar a la ENSAD y soy muy consciente del sistemático desinterés que los sucesivos Ministros de Educación han tenido para este tipo de instituciones. Por eso, me doy cuenta que haber conseguido alquilar ese teatro es un triunfo de gestión frente al cual solo cabe aplaudir con mucho entusiasmo. No conozco las contradicciones internas de esa institución, pero la recuperación del cine Roma y la puesta en escena de esta obra de Ibsen coloca a la ENSAD ante un nuevo escenario y ante un nuevo tiempo. Estamos todos para celebrar. Vayamos al teatro y presionemos para que buenas políticas culturales reduzcan los precios del teatro en general y no termine así por convertirse en un privilegio de las élites como actualmente sucede. Debemos seguir insistiendo en la necesidad de construir ciudades educativas más allá de la barbarie naranja y amarilla.


Escrito por

Victor Vich

Crítico literario. Doctor en Literatura Hispanoamericana en Georgetown University, EEUU. Es profesor en la PUCP e investigador en el IEP.


Publicado en